Es una fracción de sangre separada por centrifugación en la que se concentra la mayor cantidad de plaquetas, y el fundamento en su utilización es la bioestimulación cutánea y/o el tratamiento antienvejecimiento.

Esta técnica consiste en tomar una muestra de su propia sangre y separar sus componentes por un proceso de centrifugación para aislar y concentrar las plaquetas en una fracción de plasma. En la piel, las plaquetas